Music, my only true love

just let me hear some of that rock'n'roll music

miércoles, 20 de abril de 2011

You know what I mean

Y en ese momento su mirada me cautivó. Sonaba el I saw her standing there de los Beatles. Mi canción favorita.
Yo ya no tenía 17 años. Es más, estaba muy cercana a los 19. Pero recordaba exactamente como había deseado fervientemente que alguien me dedicara esa canción hasta el último momento de mi minoría de edad. Como había imaginado a un misterioso chico de indumentaria calcada a la de los fab four en sus principios tocando esos acordes solamente para mí. 
Y ahora estaba ahí, con 18 años y unos meses. Cualquiera diría que no habían pasado ni dos años desde que había cumplido los 17, pero yo había experimentado tantos cambios en mi vida que esos casi dos años me parecían siglos. 
No puedo decir el motivo exacto por el que en ese preciso momento decidí hundirme en sus ojos. No sé si fue por la canción, por el extraño color de los mismos o por la intensidad con la que me miraba que hacía que quisiera volver a tener 17 años. Quizás fue una combinación de todo lo anterior. 
Como un imán atraído por su polo opuesto me acerqué a él. Siguió mirándome fijamente. No era la típica mirada de un chico buscando una chica un viernes por la noche. Me miraba como si quisiera saberlo todo sobre mí. Como si no existiera nadie más que yo.
Estabamos sólo a unos pocos centímetros de distancia, ninguno hablaba, sólo manteníamos la vista clavada en los ojos del otro. Estuvimos así un tiempo, podrían haber sido horas o segundos, no lo sabía. Lo único que sabía es que podría haberme quedado así eternamente. 
Me tomó del brazo y salimos a la calle. 
Mantuvimos el silencio. Sacó un cigarro de su chaqueta, me ofreció uno. Y mientras fumaba empezó a cantar: "How could I dance with another? Since I saw her standing there" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada