Music, my only true love

just let me hear some of that rock'n'roll music

jueves, 4 de octubre de 2012

All the memories of the fights and the night and the blue lights

Días de esos en los que echo de menos los mensajes, las cervezas, los white russians, las fiestas.
Echo de menos hasta pelearnos, las noches, los conciertos, tu cama, mi terraza y botellas de vino que se van vaciando.
Tardes no productivas, echo de menos que seamos amigos. Echo de menos cuando no jugábamos a tener 15 años, cuando no nos ignorábamos. Quiero que volvamos a ser como antes, que nos de igual escribirnos porque sabemos que el otro se reirá siempre. Mierda. Que manía de complicar las cosas.
Quedarnos dormidos con la música puesta, despertarnos y contarnos nuestros sueños, llorar sin parar y abrazos. Miradas divertidas sin significados ocultos.
Ahora es muy raro. Fingir todo el rato que no pasa nada, que todo esta igual que siempre. Que todo piensen que somos tan guays como siempre, que nuestra relación es libre de todo, que sólo nos divertimos, que no pasa nada.
Pero joder, claro que pasa, detrás de nuestra perfecta puesta en escena viene toda la mierda, todo el daño que nos hacemos. Nunca contamos con ello. Sí, nosotros, las almas libres que no van a acabar sintiendo nada por el otro, que sólo estamos juntos para divertirnos. Se suponía que ésos éramos nosotros, teníamos que serlo, pero no, ahora no hay día en que no pare de pensar en ti. Estoy hipersensible. Y yo que no quería nada serio. Que puto enfado tengo.
Te odio. Me estás rompiendo el corazón. Estás rompiendo mi postureo. Estás acabando con mi paciencia. Estás rompiendo la puta estructura de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada