Music, my only true love

just let me hear some of that rock'n'roll music

martes, 2 de octubre de 2012

Amores eternos de cinco minutos

¿ Dónde estás?
¿ Por qué me haces esto?
Por fin conseguía verlo todo un poco más cristalino, por fin sabía lo que tenía que decirte. Ya había repasado la conversación en mi cabeza, había analizado cada una de las formas en las que podías reaccionar. Había soñado contigo, había repetido todo aquello en mi sueño.
"No busco nada serio. No quiero comprometerme, tengo 20 años. Y me gustas. Pero me siento estancada. Debemos avanzar o retroceder, pero debemos hacer algo."
La cantidad de veces que habré estudiando estas lineas. Tenían que sonar así, perfectas para mí.
Se suponía que debías contestarme. Se suponía que me tenías que dar la oportunidad de escupir todos mis pensamientos, de aclarar nuestras ideas. Sí, las nuestras.
Pero sólo se supone, porque obviamente no ha sido así, porque has decidido recurrir a la inmadurez, ha hacer que mi cabeza de vueltas sin parar a punto de explotar. Has jugado sucio. Por Dios, no tienes 15 años. No seas ridículo. No soy tonta, sé perfectamente lo que estás haciendo.
Tú creías que esto sería más fácil, que yo me daría por vencida después de 4 besos.
Lo siento, ya te lo dije, yo no soy así. Yo no soy tan predecible. Mis amores eternos no son de cinco, ni de diez, ni de veinte minutos. Las cosas conmigo no funcionan así.
Pero claro, tenías que empezar una puta guerra, quieres sangre, quieres drama y lágrimas a medianoche. Insomnios estúpidos, fines de semana sin hablar y que me rinda sin condiciones. Sí, me has puesto en el punto de mira y han empezado tus ataques. Has empezado a desplegar tus tropas, a estudiar tus tácticas, a planear tus ataques minuciosamente. Has preparado tus armas y los tanques están listos y dispuestos. Weekend Wars. Guerras de fin de semana. He de admitir, ha sido una sorpresa. No me esperaba esto de ti. Bien jugado, muy bien.
La cuestión es que, te lo he repetido tantas veces que ya deberías saberlo, yo no soy como las demás.
Yo voy a luchar en esta guerra. Quizás ya tienes una batalla ganada. Pero ambos sabemos que se necesita mucho más. Y esta guerra la voy a ganar yo. Mi batallón esta preparado. Contraataque.
Te aseguro que vas a caer rendido. Vas a acabar queriendo todo lo que yo he querido, y me vas a suplicar que esto acabe.
Ya te lo dije, para mí las cosas no se terminan en cinco minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada